Igualdad para todo

16 julio 2008
Bebé furioso

Os voy a contar una pequeña anécdota para que veáis hasta qué punto creo en la igualdad hombre -mujer (o miembro -miembra, como queráis).

El otro día iba yo en mi viejo coche (del que ya hablaré otro día) con mi chico de copiloto cuando, al girar para meterme en una calle, se me coló un Nissan Micra que se incorporaba a la circulación. Así, sin intermitentes ni nada, torpemente pero como quien no quiere la cosa.

Mi reacción inmediata fue gritarle un “¡¡Pedorra!!” a la infractora a pleno pulmón. Mi novio, muy sorprendido me dijo: “Pensaba que las mujeres no os insultabais entre vosotras.”

Yo le respondí: “Es que yo insulto sin hacer distinciones de sexo, raza o religión”.

O como le dije a otro amigo: “Puedo detestar por igual tanto a los hombres como a las mujeres”.

Es lo que tiene vivir en una gran ciudad.

Anuncios

El trackpoint y yo

12 diciembre 2007

Debo confesarlo, desde que utilizo un ThinkPad en el trabajo, he cogido manía al ratón tradicional. Me parece muy incómodo tener que levantar las manos del teclado para navegar entre ventanas en las que escribo. Además, no encuentro un ratón adecuado para mi tipo de mano: estrecha, de palma pequeña y dedos largos. O son demasiado grandes o son demasiado pequeños. Lee el resto de esta entrada »