Las mujeres y yo

18 julio 2008
Feminoide desesperada

Feminoide desesperada

Cuando hayáis leído el título habréis pensado: “¿Qué pasa?, ¿es que tú no eres mujer o qué?”. Y no, no es que en la vida real sea un señor serio y barbudo llamado Manolo (que podría ser), es que a veces me gusta mirar a mis congéneres desde fuera.

Sé que a las feministas les va a escandalizar lo que voy a decir, pero hay ciertas mujeres que tienen la virtud de sacarme de mis casillas. Son las que yo llamo “feminoides”, es decir, personas que se escudan en el hecho biológico de ser mujer para no comportarse como personas decentes.

Leer el resto de esta entrada »


Igualdad para todo

16 julio 2008
Bebé furioso

Os voy a contar una pequeña anécdota para que veáis hasta qué punto creo en la igualdad hombre -mujer (o miembro -miembra, como queráis).

El otro día iba yo en mi viejo coche (del que ya hablaré otro día) con mi chico de copiloto cuando, al girar para meterme en una calle, se me coló un Nissan Micra que se incorporaba a la circulación. Así, sin intermitentes ni nada, torpemente pero como quien no quiere la cosa.

Mi reacción inmediata fue gritarle un “¡¡Pedorra!!” a la infractora a pleno pulmón. Mi novio, muy sorprendido me dijo: “Pensaba que las mujeres no os insultabais entre vosotras.”

Yo le respondí: “Es que yo insulto sin hacer distinciones de sexo, raza o religión”.

O como le dije a otro amigo: “Puedo detestar por igual tanto a los hombres como a las mujeres”.

Es lo que tiene vivir en una gran ciudad.


Lo sabía, ¡las mujeres curvilíneas valemos un montón!

12 noviembre 2007

Si no me creéis, por favor, leed esta noticia aparecida hoy en “El Mundo”.

¡Mis caderas son anchas y mi CI de 130!¡Mis muslos son una fuente inagotable de Omega 3!! Ahora entiendo el secreto de mi éxito. 😛

Esto me ha dado un subidón tremendo. Me ha alegrado el lunes. Espero que al resto de curvilíneas que me lean también.